Hay decisiones como construir una casa que son para toda la vida, igual que los diamantes, o al menos eso dicen. Sin embargo, para tener acceso a los diamantes sólo nos basta ahorrar y comprarlos, y es que una casa es algo diferente. Al margen del esfuerzo de tomar la decisión de invertir en el producto más caro de nuestra vida este proceso requiere tiempo y esfuerzo. Por lo que hay que pensar en planificar la construcción de tu casa con antelación si queremos que nos salga bien nuestra vivienda.

Y es que construir una casa a nuestra medida y personalizada no es algo que debamos dejar al azar, por lo tanto, es necesario conocer todas las etapas y pasos desde la compra del terreno hasta la escrituración y la obra. Por eso, hoy te vamos a contar todos los pasos necesarios para planificar la construcción de tu casa y así si quieres tener una vivienda a precio de coste no te quedes sin ideas.

Pasos importantes para planificar la construcción de una casa.

Primero te vamos a contar todas las etapas del proceso y después te las ampliamos para que las consultes en detalle.

1. Tomar la decisión de invertir en una vivienda a precio de coste y personalizada.
2. Adquirir un terreno o construir en uno propio.
3. Necesitas un arquitecto y un proyecto para ejecutar la obra.
4. Permisos, papeleo, y trámites burocráticos.
5. Presentación del proyecto de obra a la Administración Local y espera de su permiso.
6. Preparar el terreno y ejecutar la obra.
7. Construcción.
8. Revisión de detalles finales y escrituras.

Grosso modo los ocho pasos anteriores incluyen todas las etapas necesarias para hacer cualquier casa, pero vamos a adentrarnos en profundidad en cada una de ellas.

Paso 1: La decisión.

Que sea lo primero no significa que no sea difícil. Todo lo contrario. A veces nos puede costar más tomar la decisión de tener una casa o vivienda propia que la obra en sí. Sin embargo, una vez la tomamos no hay marcha atrás.

En esta primera fase la clave es hacer bien las cuentas, tener un presupuesto muy completo y ajustar nuestro dinero para saber si podemos acceder a la casa de nuestros sueños.

Por supuesto, hay opciones interesantes para encontrar una vivienda a precio de coste y eso incluye la autopromoción asistida, aunque por supuesto siempre están soluciones clásicas como la vivienda de segunda mano o nueva.

Sin entrar en detalles de que opción es mejor, aunque te podemos decir que la autopromoción te permite un ahorro del 30 % del proyecto de obra, y nos referimos a todo el proceso y el precio de la casa, desde el terreno hasta la escritura.

Es decir, la autopromoción es una opción muy a tener en cuenta, en especial, por aquellos futuros dueños que quieren hacer una casa pero no tienen mucho capital y piensan que es una tarea casi imposible. Y es que el dinero no debe limitarnos si elegimos la autopromoción.

Paso 2: Adquirir el terreno o construir en uno propio.

Evidentemente si tenemos una parcela no podemos dejar escapar la oportunidad de construir en ella. Eso sí, tanto si compramos como si no ya tenemos un terreno es necesario consultar al arquitecto si las características técnicas del mismo (inclinación, ubicación, dureza del suelo y dificultad de acceso para los materiales) para saber si podemos construir en el terreno de nuestra propiedad o si no tenemos en el que estamos interesados en comprar.

Todo esto se puede hacer mediante dos tipos de estudio, el primero un estudio del suelo o también conocido como geotécnico y otro llamado el estudio técnico de la obra que suele incluir los materiales para ver si coincide las características técnicas para poder hacer la casa en ese sitio.

Por ejemplo, en algunos municipios debemos contar con un número determinado de metros cuadrados o igual no podemos hacer más de 2 o 3 plantas en nuestra parcela. Esto viene en las ordenanzas municipales que podemos y debemos consultar antes de hacer la obra.

Aunque las ordenanzas entran en el paso 3, es conveniente revisarlas previamente bien por nosotros, por el arquitecto o por ambos para saber si encaja en nuestro proyecto e idea de la futura casa.

Si todo encaja, el suelo, el terreno y la idea adelante.

Paso 3: Elegir un arquitecto.

Este es un paso fundamental. Y es que la persona que va a hacer nuestra casa debe tener nuestra plena confianza para llevar a cabo toda la obra. No debemos dejarnos llevar por pagar demasiado, ni acudir al primero.

La clave es consultar varios, presentarles la idea, conocerlos y decidir como si fuera una entrevista de trabajo. Al menos esa es nuestra recomendación.

Paso 4: Permisos, papeleo, y trámites burocráticos.

Quizás sea la parte más tediosa, pero es necesaria. Aquí el proceso es sencillo, acudir al ayuntamiento y consultar las ordenanzas municipales que regulan el suelo, la obra y la construcción en dicho municipio.

Piensa que no todos los sitios tienen las mismas leyes ni requisitos por lo que es imprescindible saber qué cosas solicita el lugar donde vamos a residir.

Paso 5: Presentación del proyecto de obra.

Una vez sabemos los detalles legales en profundidad de nuestro municipio debemos presentar el proyecto de obra a la Administración Local y esperar su permiso para ejecutarla.

Básicamente, este es el resumen de este punto.

Pasos 6 y 7: Realizar la obra y construcción.

Tenemos los permisos, el arquitecto elegido y el ingeniero técnico y sólo falta construir. Quizás sea la parte más larga en cuanto a tiempo, pero merece la pena seguir adelante. Ya estamos en la fase final y quizás la más clave y sólo hay que poner de acuerdo a los obreros, el jefe de la obra, ajustar el suelo, cementarlo, preparar los materiales, ejecutar y por supuesto, y lo más difícil de este paso es esperar a que acaben.

En esta etapa no debemos olvidarnos de solicitar el certificado final de obra, un papel donde se confirma que la obra se ha ejecutado según el proyecto y los responsables (arquitecto y jefe de obra) se hacen cargo.

Paso 8: Revisión final y papeleo.

La última etapa, la revisión de los detalles finales y el tema de las escrituras es fundamental si queremos dejarlo todo como queremos. En esta fase no podemos dejar de inscribir la casa en el Catastro para solicitar los permisos y servicios y declarar la obra nueva ante notario.

Asimismo, debemos comprobar que no falta nada de lo que hemos pedido, vamos los detalles, quizás lo más importante y que nos acordamos tarde. Recuerda, el diablo están precisamente en los detalles y vale la pena invertir un poco de tiempo para comprobar que todo está en buen estado.

Si hemos realizado bien todos estos pasos ya podemos disfrutar de nuestra casa, ¡por fin! Un proceso que aunque valga la pena es largo, tedioso y muy técnico. Por ello, es conveniente que te dejes aconsejar y que pruebes la opción de dejar en nuestras manos la ejecución de la obra.

Si quieres saber más te explicamos más puedes ver unos ejemplos de nuestros proyectos en marcha. Y en caso de que quieras consultar nuestras condiciones, recuerda, tú ejerces de dueño y promotor, nosotros sólo realizamos la parte pesada. Se llama autopromoción asistida y si no sabes qué es, lee este artículo donde te lo explicamos en detalle.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies