Los españoles prefieren comprar viviendas a alquilar, tanto antes de la crisis como ahora que parece que ha pasado. Eso sí, la cifra de ventas es menor y el alquiler ha aumentado ligeramente. Esta tendencia de alquilar lo menos posible es que la gente no ve alquilar como una inversión, en cambio, la compra sí. Y Aunque hay otras formas de inversión como la bolsa, la gente sigue comprando. Pero, ¿qué es mejor invertir en vivienda o en acciones?

Esta respuesta tiene varios puntos de vista, desde el rendimiento económico y desde el tiempo en que queremos conseguir beneficios. En ambos casos hay que analizar todos los aspectos para ver cuál es la opción que más nos compensa.

¿Es mejor invertir en vivienda o en acciones en bolsa?

Eso es lo que vamos a hacer en este artículo en el que vamos a hacer una comparativa de índices, del precio de una hipoteca media y del tipo de acciones para saber qué es mejor.

Antes de comenzar con los cálculos y matemáticas puras y duras hay que tener en cuenta que el ladrillo es una inversión diferente al resto. Se trata de un activo físico y tangible. Se puede tocar y palpar.

Esto en un mundo tan digital como en el que nos encontramos es más importante de lo que parece ya que la aparición de divisas electrónicas como el bitcoin o la moneda de Facebook, Lybra, hace dudar a mucha gente que prefiere refugiarse en algo que pueda controlar y tocar.

El problema de esto es el coste, la inversión realizada y el esfuerzo por adquirir dicha vivienda. Los expertos afirman que lo recomendable es tener un mínimo de un 20 por cierto de ahorros para solicitar una hipoteca.

No depender de un banco para pedir el 100 por ciento de la hipoteca es vital por varias razones, la primera porque las entidades bancarias no suelen dar toda la cantidad, sino que suelen ofrecer préstamos bancarios (hipotecas) de un máximo de un 70 o un 80 por ciento de la cantidad que vayas a necesitar.

Por tanto, si una hipoteca media es de 150.000 euros a 25 años lo normal es pedir una cantidad al banco que ronda los 125.000 euros.

Si tenemos el resto podremos cubrir el total. Y aparte es conveniente tener ahorros extra para el papeleo y los imprevistos que puedan surgir. En cambio, un producto financiero tipo acciones lo podemos conseguir desde 100 euros.

Eso sí, el conocimiento para ejecutar, comprar y adquirir acciones no siempre compensa el beneficio por varias razones, la primera es que aunque sea fácil comprar, no lo es tanto acertar con operaciones complicadas.

Lo ideal es acudir a un profesional, pero incluso los brokers pierden dinero de vez en cuando. Con esto no queremos desanimar a nadie a no invertir en acciones, pero sí que conozcan los riesgos. Y son bastantes.

Lo bueno de las acciones es que se pueden diversificar, pero eso no quita que tengamos que saber de operaciones comerciales, de rentabilibidad, del IBEX 35, del NIKEI, del Nasdak y del resto de índices importantes de otros países.

Porque esa es otra, el mercado de negocios y compañías es tan grande que es necesario tener un conocimiento de cómo funciona el mercado de valores. A menos que se inviertan en compañías grandes que no están exentas de sufrir bajadas y por otro lado, el precio de sus acciones es más caro y la inversión de tiempo y dinero en acciones no siempre compensa.

¿Qué aspectos tenemos que tener en cuenta a la hora de invertir?

Liquidez, esfuerzo y coste de compra, tiempo mínimo de espera para beneficios y volatilidad son los puntos que debemos considerar tanto si invertimos en bolsa como si lo hacemos en inmuebles.

Pongamos que queremos comprar una vivienda de 200.000 euros y tenemos 50.000 euros ahorrados. Podemos solicitar una hipoteca de 150.000 y pagarla en 25 años. Si todo va bien y el piso está bien situado lo podemos vender en unos años por un precio superior.

En esta ecuación contemplamos el coste de compra, pero el tiempo mínimo de espera digamos de 5 años para vender.

Si pasados cinco años la vendemos por 250.000 no perderemos dinero. Pero si lo hacemos por debajo o el precio de mercado igual no vale la pena. Y es que aquí entra la volatilidad y los imprevistos. Es decir, las crisis.

Además, otro aspecto es el tema de la hipoteca. No es lo mismo una variable que una fija. Hasta hace pocos meses el EURíBOR estaba en mínimos históricos, rondando cifras del 0,25 %, pero ahora ha vuelto a subir, lo que ha dejado de ser buenas noticias para muchos propietarios al encarecer la hipoteca de mucha gente.

La entidad encargada de subirlo o bajarlo es el Banco Central Europeo o BCE. Esta se rige por varios aspectos en su decisión de los movimientos de este indicador que son la inflación, el crecimiento de los países de la Eurozona y la aparición de crisis o no.

Precisamente, las crisis son un algo que no podemos controlar y que debemos de tener en cuenta a la hora de invertir en inmuebles o en acciones. Afectan a ambas inversiones. Algunas recomendaciones para evitar problemas con las crisis son:

  • No comprar en un ciclo o tendencia demasiado alcista.
  • Hacer cálculos antes de invertir.
  • Si la compra de la vivienda supera el precio e incluso lo dobla la crisis está a la vuelta de la esquina.
  • No pedir un préstamo por encima de nuestras capacidades.
  • Invertir en valores seguros. La pregunta es, ¿qué es seguro para ti? Si quieres seguridad y quieres tener una casa no tienes que invertir en acciones, pero sí en oro, plata, silicio o grafeno. Son materiales y valores seguros incluso en tiempos de crisis.

La clave no es tanto si Invertir en vivienda o en acciones, sino más bien con cuál nos sentimos más cómodos. Bien es cierto, que ser propietario tiene sus ventajas y pocos riesgos, además no estamos obligados a vender, podemos comprar una casa o piso para vivir en ella y no tanto como una inversión.

En todo caso, los pisos y propiedades se suelen revalorizar bastante bien, por lo que al margen de los puntos citados anteriormente (liquidez, coste de compra, tiempo mínimo de espera para beneficios y volatilidad) ten en cuenta otros puntos como la zona donde vas a comprar, el número de habitaciones, complementos como plaza de garaje y trastero. 

Ya que malo será que si compras un piso en una zona céntrica no lo vendas al cabo de un tiempo. Por otro lado, siempre puedes comprar para alquilar y además invertir en acciones. Recuerda que tienes productos financieros por pocas cantidades. Así, minimizas el riesgo en caso de que tengas pocas nociones.

Y es que la bolsa es como una ruleta rusa a menos que la conozcas bien e incluso ni así puedes estar seguro de ella. Los inmuebles han perdido parte de glamour, pero sigue siendo un valor seguro. La pregunta no es tanto, si invertir en viviendaso acciones, sino cuánto dinero quieres invertir y hasta qué punto estás dispuesto a arriesgarte. 

Esperamos que con este artículo os hayamos aclarado algunas ideas y que toméis una decisión en consecuencia. Intentamos teneros informados sobre el sector inmobiliario con noticias de actualidad en nuestro blog referentes a la inversión en viviendas.

Y es que no olvidemos que este sector se está transformado en una vía diferente para conseguir una vivienda a precio de coste

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies