La construcción tradicional, es decir, comprar a un constructor de toda la vida ha dejado de convertirse en algo habitual ante la demanda de nuevas opciones como la autoconstrucción. Y es que hacerte tu propia casa tiene una serie de ventajas positivas (control, personalización, mejor precio, etcétera) por no mencionar que controlamos todo el proceso desde principio a fin y la hacemos totalmente a nuestro gusto. Eso sí, el recorrido es largo.

Si quieres averiguar cómo es el proceso y cuáles son los pasos que debes seguir te recomendamos que sigas leyendo este artículo. Si lo haces sabrás todos los pasos y detalles para diseñar y construir tu propia vivienda.

Hacer tu propia casa, ¿qué cosas debo tener en cuenta?

Antes de nada déjame decirte que el recorrido para hacer una casa es largo, tienes que tener mucha paciencia. Eso sí, te aseguramos que merece la pena. Y te vamos a dar un par de razones de peso. La primera y más importante es que estamos cumpliendo un sueño, sí, un sueño.

Mucha gente desea tener una vivienda propia y pocos se atreven a hacerlo realidad. Y es que tener un motivo por el que levantarnos por las mañanas como es acabar la obra de nuestros sueños es algo que nos hace sentir muy vivos. Esta es quizá, la razón más potente y principal, pero hay más.

El segundo motivo por el que la gente quiere hacerse su propia casa en vez de comprar una ya hecha es que son gente que quiere controlar el proceso desde el principio hasta el final.

Esto tiene una serie de beneficios ya que tenemos acceso a la elección total de todos los aspectos necesarios de la obra, desde la financiación, la elección de la parcela o terreno, tipo de materiales e incluso la forma de hacerla.

Todo esto por no comentar que la construcción de nuestra casa en forma de autopromoción es una opción que coge más fuerza frente a otras alternativas clásicas como comprar una vivienda nueva o alquilar. De hecho, la autoconstrucción en forma de autopromoción es mejor en algunos casos a las otras dos.

Si quieres conocer más detalles y todas las diferencias en nuestro artículo ¿Qué es mejor comprar vivienda nueva, de segunda mano o autopromoción? te contamos los aspectos más relevantes al respecto para que puedas distinguir cuál es el método que más te conviene.

Aunque si sigues leyendo lo más seguro es que estés interesado en saber más detalles para hacerte tu propia casa por lo que vamos directamente al tema.

Autopromoción de viviendas o hazlo tú mismo

La autopromoción y la autoconstrucción son dos formas un poco diferentes de hacer nuestra casa, pero ambos comparten un aspecto en común y es que casi todo lo hacemos nosotros mismos, o al menos somos los que tomamos nosotros la iniciativa.

Pero no vamos a hablar de ambos procesos en este artículo sino de los pasos que tienes que dar para hacer tu casa sea cual sea el método que elijas.

Básicamente, comparten los mismos puntos en común que son los siguientes:

  • Escoger un arquitecto. Esto es fundamental ya que esta figura nos va a ayudar en todos los apartados, desde la obra, la tramitación de permisos a la elección del terreno que mejor nos convenga. Este aspecto es clave para avanzar en el resto de apartados. Piensa que un arquitecto nos dirá si un terreno es edificable en altura, si acepta los metros y características técnicas de nuestra futura vivienda por no mencionar que nos puede hacer un boceto inicial para saber si nuestra idea es posible de realizar e incluso nos ayuda a perfeccionarla.
  • Elegir el terreno o parcela donde queremos hacer nuestra casa. Este primer apartado es fundamental ya que de la elección del terreno parte el resto de decisiones y acciones. Eso sí, la elección del terreno tiene que cumplir una serie de condiciones para que podamos adquirirlo. Lo primero de todo es que sea edificable y que el municipio nos dé permiso para usar la parcela para hacer una obra. Esto se debe a que cada ayuntamiento, sin importar de que Comunidad Autónoma o región esté situado, tiene sus normas de edificación y permisos y lo que dejan hacer en un sitio no tiene que ser en otro. Lo mismo sucede con los requisitos. Por esto esta parte es muy importante.
  • Solicitud de permisos y trámites. Este apartado se divide en dos. El primero es la parte de comprobar que el terreno cumple todos los requisitos y permisos no sólo de construcción sino también de ejecución. Y es que de poco nos vale que podamos hacer varias alturas o que el ayuntamiento nos conceda la licencia de obra si nos encontramos con problemas en el suelo o dificultades técnicas como una inclinación excesiva o una dureza del suelo que nos dificulta la obra en forma de sobre precio. Por eso, lo normal es asegurarse de comprobar que el terreno se adapta a nuestras necesidades (económicas, estéticas y de ejecución) y para ello debemos tener una serie de informes como el geológico o geotécnico y el estudio técnico de la obra que incluye los materiales para que estos coincidan con las características técnicas de la obra que se va a realizar. Finalmente, la segunda parte corresponde a los permisos de obra del municipio donde esté localizado el terreno. Lo normal en estos casos es que el arquitecto que contratemos haga un estudio previo de lo que queremos y que por otro lado conozca las normativas municipales para así no arruinar el proyecto.
  • Si solucionamos el tema del terreno y los trámites es hora de ejecutar la obra. Para ello debemos fiarnos de la figura esencial en este apartado que no es otro que el arquitecto. Sin embargo, eso no quita que necesitemos otra figura que no es otra que el jefe de obra que suele ser un ingeniero técnico o aparejador. Una vez hemos escogido a estas dos figuras es hora de presentar los papeles y esperar. Lo normal es que los municipios respondan pasados unos meses a nuestro proyecto.
  • Los puntos finales son la ejecución y la construcción y, una vez acabes, la escrituración. Es el proceso más largo en cuanto al tiempo. Suele depender de la casa y sus características técnicas, pero suele llevar bastante tiempo por lo que te recomendamos paciencia y más paciencia.

De hecho, la espera es el aspecto más importante al hacerte tu propia casa. Lo más aconsejable es que te dejes asesorar y optes por la ayuda de una empresa gestora que se encargue de todos las fases de la construcción. En eso consiste la autopromoción, una alternativa recomendada por expertos y el mercado inmobiliario que aconsejan dejarse guiar en todo el proceso.

Si te ha gustado el artículo te agradeceríamos tus comentarios. Si quieres saber más del mundo de la autoconstrucción no dejes de leer nuestro blog. Y por cierto, si te has quedado con dudas y quieres saber más sobre la autopromoción y este mundillo visita nuestra web y consulta nuestros proyectos de autopromoción en marcha.

Además, si tienes un terreno puedes venderlo y ser parte activa de nuestra base de datos para ganar dinero en un futuro.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies