La reciente crisis ha demostrado que, a pesar del descenso de las ventas de propiedades, el ladrillo es una inversión totalmente rentable. Y es que a diferencia de los coches u otras propiedades, invertir en una casa o piso no entraña una perdida de valor con el paso del tiempo. Todo lo contrario, las casas y propiedades recuperan valor. Por ello, no es de extrañar que la gente, entre ellos empresas y particulares se junten para comprar viviendas o hacer inversiones como por ejemplo en un club de inversión inmobiliaria.

Pero, ¿qué es y cómo funciona este método inversor que no todo el mundo conoce? En este artículo hablaremos de esta alternativa financiera como son los clubes de inversión inmobiliaria que no deja de ser otra apuesta inmobiliaria al igual que las cooperativas o comunidades de propietarios. 

¿En qué consiste un club de inversión inmobiliaria?

La gente que quiere comprar una propiedad tiene tres opciones o la adquiere para invertir y venderla, para vivir en ella, o para alquilarla. En todo caso lo ideal es adquirir vivienda a precio de coste o al menos tener el mayor margen posible de beneficio. Para ello, existen varias alternativas de las que hemos hablado en otro artículo como son comprar vivienda nueva, de segunda mano o autopromoción.

De lo que no os hemos hablado todavía es de la posibilidad de un club de inversión inmobiliaria para hacer una de estas compras. Pero, ¿cómo funciona este tipo de clubes?, ¿en qué consiste?

La respuesta fácil es que son grupos privados de pequeños y medianos inversores que se unen entre sí para establecer alianzas e incluso operaciones inmobiliarias. La clave es el tipo de club al que se quiere pertenecer y es que no todos los perfiles de inversor son iguales. Piensa que existen hasta tres clases de inversores inmobiliarios.

  • Los pequeños inversores que tienen poca capacidad económica en comparación con empresas y sociedades. Lo normal es que busquen propiedades de precio medio. La cifra de este perfil es la más numerosa. Este tipo de inversor tiene como razón principal invertir en inmuebles, tanto para habitar o alquilar.
  • Inversores medianos. Aquí cambia la cosa. Este tipo de inversores busca obtener un beneficio con la compra de inmuebles y tienen mayor capacidad que los pequeños inversores. Pueden hacer frente a varias operaciones. Dentro de este tipo de perfil entraría gente que tiene varias propiedades y tienen capacidad económica o de endeudamiento para hacer edificios y luego venderlos o alquilarlos.
  • Inversores grandes y empresas. Se trata de un perfil menor en número, pero de mayor capacidad económica ya que hablamos de grandes empresas o particulares con mucho dinero. Lo normal es que sean promotoras inmobiliarias, constructores, fondos de inversión o incluso la banca o entidades con capital que buscan en los inmuebles la mejor forma para invertir.

Es decir, no deja de ser una organización entre futuros propietarios que buscan la mejor forma de adquirir viviendas a menor precio.

¿Cómo funcionan los clubes de inversión inmobiliaria?

Como organización se rige por sus propias normas y reglamentos. Existe un comité o directiva que se elige cada cierto tiempo, lo normal es con ciclos de dos o cuatro años aunque puede ser anual. Los tiempos de elección al igual que las condiciones están reflejados en las bases y el acta de fundación del club. Sin embargo, no todos funcionan igual y en algunos casos su acceso es privado o funciona por recomendación.

En el caso de las normas de funcionamiento y derechos y deberes de los inversores están establecidas en el reglamento interno y cambian de cada club a otro. En un club se puede acceder por voto, en otro por recomendación, en unos solo vale invertir una determinada cantidad inicial, en otros es obligatorio la compra de varios activos. Incluso la forma de funcionar, algunos son un paquete completo y te ayudan con todo el proceso de compra, desde la gestoría hasta la promoción y futura venta e incluso la hipoteca.

Otros solo venden propiedades como fincas y suelos y otros venden pisos o casas. Todo depende de su situación y del estatus económico de los miembros que lo conformen.

Sin embargo, lo común entre todos ellos es que se debe depositar una cantidad inicial para pertenecer al club, eso sí, la cifra varía de un lugar a otro. Unos te pueden pedir una cantidad inicial para entrar de 10.000 euros, otros pueden pedir una cifra menor o incluso mayor llegando hasta el doble de los 10.000 euros.

A la hora de elegir el club de inversión inmobiliaria que más nos conviene no sólo hay que ver su catálogo de ofertas y lo que nos ofrece, sino también nuestro perfil inversor. Igual es un club que sólo acepta a inversores con dinero y nosotros no podemos pasar de comprar una sola propiedad. Y es que un inversor de nivel medio puede hacer frente a un pago o un préstamo más grande que un particular que solo busca una propiedad para vivir en ella.

De igual forma los inversores grandes como empresas o sociedades tienen acceso a un abanico de ofertas más amplio y que puede abarcar ciudades y capitales de provincia.

Servicios que ofrecen los clubes de inversión inmobiliaria

Los clubes son lugares no solo de inversiones sino también de alianzas. Es un muy bueno lugar para conocer gente del negocio de inmobiliario y acceder a ofertas que no están a la venta en otros lugares.

La recomendación funciona en estos clubes de acceso selectivo según qué casos. El tipo de inversión inmobiliaria que se vaya a realizar afecta la incorporación al mismo. Aunque se puede estar en dos o más clubes de inversión inmobiliaria lo normal es pertenecer a uno solo. Esto es así por varias razones, la primera por la cuota a pagar y la segunda porque igual no tenemos ni el tiempo ni los recursos económicos para estar en dos organizaciones a la vez.

En resumen, invertir en ladrillo es una operación rentable, sobre todo, a largo plazo. Todo el mundo puede acceder a una vivienda a precio de coste si sabe elegir la fórmula adecuada y por supuesto invertir en una propiedad de confianza y segura. La clave para ello es saber elegir el momento de compra y la forma de invertir. Y es que hay muchas formas de ser inversor o constructor desde crowfunding, hasta comunero o autopromoción de un piso.

Cualquiera de estos métodos es válido siempre que se adapte a nuestras necesidades y nos sintamos a gusto con nuestra decisión. Esperamos haber aclarado el tema de los clubes de inversión inmobiliaria y es que no deja de ser otra forma de hacer una buena inversión, eso sí, un poco diferente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies